11 oct. 2013

LO QUE SE PUEDE VER, LO QUE SE PUEDE DECIR... DE LO QUE SE VE, LO QUE SE PUEDE PENSAR Y HACER AL RESPECTO

 LO QUE SE PUEDE VER, LO QUE SE PUEDE DECIR... DE LO QUE SE VE, LO QUE SE PUEDE PENSAR Y HACER AL RESPECTO



Parece que aquello que todavía quedaba como estandarte de la ¨Cultura¨; entendida como algo que viene de arriba / abajo y su representación, no ha interiorizado los cambios que se avecinan. En Perifèries hemos podido constatar esos cambios. Ciertamente, a lo largo de estos 6 años hemos podido comprobar como cierto sentido de la realidad se ha quebrado.

Múltiples son las iniciativas que han surgido o que se están articulando tras esta ruptura. Algunas de las que más nos han podido interesar son aquellas que intentan realizar actividad cultural “a la manera de”. Son actividades que intentan virar de posiciones más maximalistas, de control del campo del arte y de distribución de discursos y reconocimientos en el exterior a un acercamiento al terreno, al ahí afuera. Aunque son pequeños estos casos, desde la periferia y desde los márgenes, nos preocupa la adopción de maneras sin el consecuente cambio epistemológico, organizacional y relacional que ello implicaría.

No pasa nada, todos necesitamos tiempo pero estas “fallas” aunque alentadoras en algunos aspectos nos resultan ínfimas pues el cambio de discurso no lleva parejo el necesario cambio en las formas de hacer. Así, se sigue pensando que organizar talleres colectivos, exposiciones sin autor, cine al aire libre y alguna paellita, con esto esta todo resuelto. Son tiempos convulsos y lo sabemos; por eso no entendemos como se sigue pensando que todo el entramado de representación social está cuestionado y el cultural; no.

Parece que el ¨ quítate tu pa poner-me yo ¨ todavía parece ser la alternativa des de las trincheras de la rábia.

 


OPORTUNIDADES PERDIDAS. 


 


Son días que ya parece aceptado el ¨ abrazo del oso ¨ (es la presión institucional con los recortes presupuestarios y tan amigos mientras no me toquen my sueldo.. y encima manifiéstate conmigo ¡¡¡ ), y emerge ¨ el ser-sin-ser. -ser sincero en valencià.- ¨ ( hacer de la precariedad propuesta creativa ) como territorio recurrente para el profesional cultural venido a menos y profesional del apretón del oso que espolea para atravesar un espacio desconocido con aperos demasiado pesados.

PERIFÈRIES durante su constante transitar ha intentado activarse como dispositivo de paso cuestionando todo aquello que al final solo parece querer (desde lo público pero sin el rigor que la ciudadanía está solicitando a la gestión pública) seguir administrando que ver, que decir y lo que se puede hacer o pensar al respecto. Hemos querido estar presentes y de manera crítica ( no buscando confrontación directa ni solo controversia ) ante los acontecimientos: la desacralización del estado, la constitución, la monarquía, la familia, la prensa, la crisis, el nos-otros, la crisis, el territorio, la cultura y sus gestores, la institución arte, la educación, el conocimiento, la Universidad, o la ciencia... ¿que se puede ( ya ) quedar fuera? A ese espectro que va quedando diseminado en el pasar de los días, lo llamamos Cultura de la Transición , filón clave para entender la cultura oficial que durante los últimos 35 años ha construido aquello que se puede ver, decir de lo que se ver, pensar o hacer .

Es decir, se sigue ocupando el régimen de lo simbólico, del debate y la práctica pública y ciudadana. PERIFÈRIES se ha expuesto como dispositivo de tránsito frente a los dispositivos hegemónicos de transmisión de la cultura: mirada transversal, borrosa e instrumento para la visibilización del conflicto que se opone a la visión centrada, focalizada y sin afecto. Y ese es su valor. Gracias a esto, PERIFÈRIES ha podido compartir miradas emergentes con afección, afrontando el conflicto, compartiendo recorridos y separaciones. Gracias a esta experiencia y a este crecimiento mutuo las relaciones y redes en las que estamos incrustados e involucrados son parte de un organismo mucho más amplio. Y de ello estamos orgullosos. Pensar que las personas, los agentes culturales y las ideas se desarrollan en el tiempo. Que éstas tienen una capacidad generativa que no las reduce a una colección de objetos inertes sino a un caudal múltiple de discursos complejos, es la parte más generosa y fructífera de este tipo de investigación: que no se acaba nunca. Y esta perspectiva emergente y necesaria nos mantiene siempre sorprendidos. Por ello, en vez de insistir en la inercia de un “programa permanente”, nos preguntarnos: ¿por qué hacer algo?, ¿con quién?, ¿con qué sentido? Desocupando territorios para hacer surgir, fuera/entre la administración de la “Cultura”, la afección para abrir procesos creativos y de transformación social y política. Abriéndonos a la generación de nuevas subjetividades, creando otras prácticas desde la conciencia crítica, el afecto y su inscripción en un mundo común.

Por todo esto queremos abrirte entre el 21 al 26 de octubre en la sala tercera del Centro Cultural de la Nau un nueva ( esperemos que no la última ) propuesta; libre, sin créditos y abierto a todas y todos.


http://www.periferies13.blogspot.com/ 


mailto:periferies@gmail.com